EE.UU: El precio para pasar la frontera desde México ilegalmente subió 130%

La tarifa que cobran los llamados “coyotes”, traficantes humanos que ayudan a pasar la frontera desde México a Estados Unidos, se incrementó en algunos casos un 130% (de 3.500 a 8.000 dólares) desde que se conoció el triunfo de Donald Trump en las elecciones presidenciales en noviembre pasado, informó el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) estadounidense.

El organismo informó además que su fuerza en la zona limítrofe, la Patrulla Fronteriza, detuvo en febrero, el primer mes completo de Trump como presidente, a 18.762 inmigrantes indocumentados en el límite sur, un descenso del 40 % con respecto de enero y del 26 % con el mismo periodo de 2016.

La cifra es, además, la más baja de las registradas durante los últimos cinco años durante un mes completo.

De las 18.762 detenciones, 1.922 correspondieron a menores de edad no acompañados, 3.124 a unidades familiares y el resto -13.716- fueron adultos solos, precisó la agencia EFE.

En un comunicado, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS), consideró este descenso “especialmente significativo” ya que históricamente la tendencia de detenciones entre enero y febrero es de un aumento de entre el 10 % y el 20 %.

Además de los arrestos, la Patrulla Fronteriza denegó el ingreso al país en febrero a 4.808 personas (266 menores no acompañados, 1.051 unidades familiares y 3.491 adultos solos) en los puertos de entrada de la frontera sur con México.

Esa cifra supone un descenso del 56 % respecto de enero.

La caída en picado de detenciones llega después de meses en los que se registró el mayor flujo migratorio de los últimos años.

Las 31.575 detenciones de enero supusieron un incremento del 32 % con respecto de las de 2016, mientras que en diciembre fueron 43.254 los indocumentados detenidos (un 17 % más), en noviembre 47.211 (un incremento del 44 %) y en octubre 46.182 (un 41 % más).

Para gestionar ese creciente flujo la Patrulla Fronteriza desplegó 150 agentes adicionales en la región del Valle del Río Grande (Texas) y abrió dos comisarías en Donna y Tornillo, ambas en Texas, con capacidad para 500 personas cada una.

Además, el presidente Trump se comprometió a contratar a 5.000 nuevos agentes de la Patrulla Fronteriza, a construir un muro a lo largo de todo el límite y a terminar con la política de liberar a los indocumentados tras su detención.

Comentarios

Deja un comentario