Fotos…

por Pablo Salgado /

Las fotos de los hijos amenazados de Baradel, son expuestas en la televisión argentina. Nadie se espanta. Ninguno se levanta de la mesa. Todos son cómplices. Usted también señora, que mide a la gente por la cara: La gobernadora es buena porque es linda. Baradel es feo, sucio, y malo.

La foto de Arroyo bloqueando la puerta del despacho de la directora de la Escuela 205. “Acá no entran” dice el jefe comunal. Mirando la imagen en perspectiva, unos días después, asusta, preocupa, impacta ¿Cuanta calidad institucional han rifado?

Otra foto. Concejales, diputados, empresarios, docentes, representantes de universidades públicas y privadas, reunidos en el Concejo Deliberante, para analizar la situación de abandono, dejadez, y desidia, en el cual  ha quedado el sector TIC. Desde hace un año y medio, descansan congelados más de 10 millones de pesos, dinero entregado para construir un parque tecnológico, que para el intendente no es una prioridad. Mientras tanto, Rodríguez Larreta le envía cartas a los empresarios marplatenses para invitarlos y seducirlos para que se instalen en la capital. 3000 puestos de trabajo están en riesgo. Cientos de millones de movimiento económico de la ciudad, se pueden perder, por falta de gestión, por desinterés, o ignorancia.

La foto del ticket. El mismo día que se conoció que las ventas de febrero en la ciudad bajaron un 8%, una mujer muestra en las redes que en un restaurante marplatense de la calle Belgrano, le quisieron cobrar $ 200 por haber pedido un “cuchillo de corte” Los empresarios muchas veces se quejan de la falta de promoción de la ciudad, piden fondos, programas, campañas. De nada sirve. Podes invertir cientos de millones en propaganda, y un restaurante te arma un zafarrancho fenomenal, queriendo sacarle $ 200 a un cliente por un cuchillo. Tira el esfuerzo de posicionar a Mar del Plata, cae todo por la borda,  y es noticia nacional.

La foto de la marcha. Más de 70000 docentes piden paritarias, recomposición del sistema educativo, salarios dignos, mayor presupuesto, y más respeto.

La foto de la deuda. En 2016, el país se endeudó en más de 77000 millones de dólares. Y ya colocó deuda por más de 25000 millones este año. Con las Lebac, unos pocos ya se llevaron más de 10000 millones de dólares. El déficit sigue, no hay inversiones, no vienen los capitales, y tampoco se recupera el consumo interno. Los rebotes son en promedio, el que levanta el nivel es el campo. Pero el campo no genera tanto trabajo como la industria. Atanor. General Motors, Volkswagen, Sancor, La Serenísima. Y siguen los nombres. Despidos y suspensiones. La combinación es letal.

La foto de la CGT. Hoy se esperan miles, quizás cientos de miles. ¿Unidad por un rato? ¿O el principio de la unión de los gremios? ¿Esa unidad se trasladará al peronismo? Los popes sindicales siguen heridos, se sintieron ninguneados por La Cámpora y Cristina. Las llagas están, siguen abiertas. No les gusta el rumbo del país con las decisiones del gobierno, pero Macri les dio la plata de las obras sociales, y el diálogo que el kirchnerismo les negaba. También es cierto que el panorama económico y laboral era diferente. Esto demuestra el divorcio de los líderes y las bases. Los gordos están resentidos. Los trabajadores estaban mucho mejor antes, que ahora.

La foto de la economía. Otra vez, el divorcio entre lo macro y lo micro. Mientras la calificadora Moody ´s mejora la nota de la deuda argentina, vos disminuis el consumo, te achicas, compras menos en cuotas con la tarjeta, que ya la tenes al rojo vivo. Otra vez, como en la película “Plata Dulce”, ganan los Arteche, y pierden los que fabrican botiquines.

No queremos la foto del pasado, del caos, la recesión, la represión, y el helicóptero.

No queremos la foto de la despedida, de la fuga de cerebros, del abrazo en el aeropuerto.

Tampoco la foto de la cerrazón, de la falta de escucha y diálogo, de la soberbia, que generó una derrota electoral, con todo para ganar.

¿Queremos la foto de la ancha laxa avenida? ¿Queremos la foto de un grupo que tiene a los desplantes y a las traiciones como punto de coincidencia?

La próxima foto, la foto del país que queremos y buscamos, esa foto, la sacamos entre todos.

Cansados de mesianismos, pero también de falsas promesas. Hartos de la corrupción, de todos, y de las mentiras, de muchos. Había cosas  para mejorar, pero nadie pensaba que íbamos a ser testigos de un retroceso y una pérdida de logros comunes en tan poco tiempo.

Quizás, luego de tantos dolores, aciertos, desaciertos, alegrías, engaños, podamos madurar hacia una elección profundamente evaluada.

Sabemos la foto que queremos, nos falta elegir el fotógrafo…

Comentarios

Deja un comentario